Proyecto IMPRESIÓN 3D

Esta gabardina se ha hecho a partir de PET reciclado, el patrón se ha impreso en 3D en máquinas de 40 x 40cm y después montado en una máquina de coser tradicional. Se trata de un prototipo que esperamos pueda abrirnos el camino a la completa circularidad en un futuro no muy lejano. 
 . 
Más información sobre el proyecto:
.
¿Qué te hizo optar por la impresión 3D para elaborar esta pieza?
Uno de los pilares de LAZA Clothing es buscar siempre la innovación para avanzar, buscando la circularidad completa de nuestro negocio. El reciclaje de residuos es una de las maneras más obvias de hacerlo y a día de hoy la impresión 3D avanza a pasos agigantados en la reutilización de materiales como el plástico o el caucho. Tenía ganas de experimentar con ello y ver la posibilidad de hacer prendas con esta técnica, aún queda mucho por hacer, pero no queríamos quedarnos atrás en probar las opciones que tenemos a nuestro alrededor.

¿Cómo ha sido la experiencia en cuanto a diseño?
Realmente el proceso de diseño ha sido el mismo que cuando hacemos cualquier otra prenda, la gran diferencia ha sido que hemos tenido que adaptarnos a las posibilidades de la impresora. Diseñar en cuadrados de 40cm y pensando en el producto final y su funcionalidad. Hemos optado por una prenda exterior, más concretamente por una gabardina porque las caracterísiticas del plástico aportan una impermeabilidad que en blusas o pantalones sería más incómoda, teniendo en cuenta además que en San Sebastián viene muy bien para protegernos de la lluvia.

¿Y el proceso de producción?
El proceso de producción ha ido de la mano del laboratorio de BALAB FACTORY, se han encargado de poner en marcha nuestro diseño y la idea original que teníamos. Han digitalizado nuestro patrón, se han ocupado de la impresión de las piezas y nosotros las hemos confeccionando, cosiendo la prenda final. La oportunidad de realizar estos experimentos la hemos tenido gracias al vínculo que tenemos con la Diputación Foral de Guipúzcoa y el clúster GK GREEN FASHION que busca la sinergia de diferentes empresas locales en el sector. La textura del tejido ha venido después de experimentar con los dibujos y las fotos que inspiraron nuestra colección Feeling Good. En todo momento teníamos claro que queríamos que esa prenda conviviese con nuestras prendas de cupro. El resultado final ha quedado un poco tieso, pero al final es un primer prototipo y esperamos poder seguir desarrollando esta idea en el futuro.